Quinceañera
August 16, 2018
ACTIVITIES / ACTIVIDADES
December 14, 2018

Healing Mass

Every second Saturday of every month at 7:00 p.m.

Misa de Sanación

Cada segundo sabado de cada mes a las 7:00 p.m.

Masses for healing grew out of the Catholic Charismatic Renewal of the late 1960s.

The intention of the renewal movement was to help Catholics feel God’s presence on a personal level and express the gifts of the Holy Spirit. The renewal movement helped show people that Jesus “is still with us and alive and working.” The celebration of “Masses” in combination with confession and prayers offer opportunities for healing. These events give Catholics an opportunity to focus on this aspect of their faith as a group.

People pray for a variety of spiritual, emotional or physical ills.
Part of healing is the ability to be at peace with whatever happens, and feeling God’s presence along the way. Though every Mass is a ‘Healing Mass’ because it is there we encounter Jesus the Divine Physician.
As we receive Holy Communion, we should bring to the Lord all those areas of our lives where there is need for healing (physical, emotional, and spiritual).

A person asking for healing may allow family, friends or other Catholics to pray over them. We are all in need of healing of one kind or another. We are all wounded by original sin and the stronghold that sin has had in our own lives. People feel shame and low self-worth but may not think to ask for healing from that.

Masses for healing can be an opportunity to address and move past the negative feelings that can hinder one’s relationship with God, family and others. The ultimate healing of heart comes when we experience the depth of our Heavenly Father’s love for us as his beloved children and hear his voice of love speaking over us, ‘You are my beloved daughter/son and with you I am well pleased.’”

A short explanation from THE CATHOLIC MESSENGER of the Diocese of Davenport.
Las masas para la curación surgieron de la Renovación Carismática Católica de finales de los años sesenta.

La intención del movimiento de renovación era ayuda a los católicos a sentir la presencia de Dios a nivel personal y expresar los dones del Espíritu Santo. El movimiento de renovación ayudó a mostrarle a la gente que Jesús "todavía está con nosotros, vivo y trabajando". La celebración de "misas" en combinación con la confesión y las oraciones ofrecen oportunidades para la curación. Estos eventos les dan a los católicos la oportunidad de enfocarse en este aspecto de su fe como grupo.

La gente reza por una variedad de enfermedades espirituales, emocionales o físicas.
Parte de la curación es la capacidad de estar en paz con lo qu'sea que suceda, y sentir la presencia de Dios en el camino. Aunque cada Misa es una "Misa de Sanación" porque es allí donde encontramos a Jesús, el Médico Divino.

A medida que recibimos la Sagrada Comunión, debemos llevar al Señor todas aquellas áreas de nuestras vidas donde hay necesidad de curación (física, emocional y espiritual).

Una persona que pide curación puede permitir que familiares, amigos u otros católicos recen por ellos. Todos necesitamos una curación de un tipo u otro. Todos estamos heridos por el pecado original y la fortaleza que el pecado ha tenido en nuestras propias vidas. La gente siente vergüenza y baja autoestima, pero puede que no piense pedir curación por eso.

Las masas para la curación pueden ser una oportunidad para abordar y superar los sentimientos negativos que pueden obstaculizar la relación con Dios, la familia y los demás. La curación suprema del corazón llega cuando experimentamos la profundidad del amor de nuestro Padre Celestial por nosotros como su amados hijos y escuchamos su voz de amor hablando de nosotros: 'Tú eres mi hija / hijo amado y contigo estoy muy complacido' ".

Una breve explicación del MENSAJERO CATÓLICO de la Diócesis de Davenport.

SEE Link for more information.
Sólo disponible en ingles en la pagina de web.